Alertan sobre las tiendas virtuales que venden camisetas falsas

Nunca había sido tan fácil comprar una camiseta como la que exhibe Messi en sus partidos con el Barcelona. Muchas tiendas virtuales brindan por precios asequibles (desde los 15 hasta los 30 euros dependiendo de los cambios que se realicen como el nombre, la dorsal, parches de las competiciones, etc…) camisetas falsas de casi todos los equipos de fútbol el mundo. De esta manera, con un solo clic, podremos recibir en la puerta de nuestra casa falsificaciones cuidadas del producto estrella del merchandising futbolístico con un diseño de páginas web impecable.

Portales como Makifutbol.com o AliExpress.com, que exportan sus productos directamente desde China o Tailandia, ofrecen estas imitaciones que son muy complicadas de controlar debido a que las páginas webs no están alojadas en España y no se pueden inspeccionar todos los paquetes de mensajería que pasan por aduana.

“Es muy difícil hacer frente a las camisetas falsas que se compran a través de la red, puesto que las empresas operan desde otros países, y los usuarios adquieren los productos aprovechando el anonimato de las compañías” explica Federico Galvez, abogado especializado en este ámbito.

Aunque, de acuerdo con el experto, esto supone “un delito de receptación ya que atentan contra la propiedad intelectual, pero se requiere que la cantidad de la mercancía supere los 400€” aclara.

Para las tiendas oficiales de equipaciones deportivas, esta práctica es una competencia desleal puesto que no pagan impuestos y operan al margen de la ley.

“Obviamente, pueden brindar un precio mucho más bajo que el nuestro porque no deben hacer frente a los mismos gastos que nuestras empresas” señalan.

Sin embargo, este precio barato se puede volver en contra de los propios consumidores porque no tienen derecho a reclamación si reciben un artículo defectuoso o confeccionado con productos tóxicos para la salud.

“Las tiendas oficiales debemos cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentran la regulación de la cantidad de sustancias tóxicas empleadas para darle color a la camiseta. ¿De verdad podemos estar seguros de que estas tiendas miden dichas cantidades?” se preguntan.

En definitiva, las tiendas virtuales que venden camisetas falsas pueden ser una buena opción para ahorrarnos dinero a corto plazo, pero no hay que olvidar que a veces, tal y como dice el dicho, “lo barato sale caro”.