De directivo a propietario de un gran terreno agrícola

Jorge Muñoz era un directivo de una importante empresa. Con un sueldo elevado, casado y con dos hijos, podría decirse que era un triunfador en todos los aspectos de su vida, sin embargo, un día decidió que no era feliz y se compró un gran terreno agrícola, donde ahora vive con su familia.

“Me acuerdo que leí una de esas citas que ponen en el Facebook en la que preguntaba: ¿Cuánta vida te está costando ese sueldo? En ese momento me di cuenta de que tenía que cambiar mi vida para ser feliz y aposté por volver al campo. Los mejores recuerdos de mi infancia estaban relacionados con el mundo agrícola” comenta.

Pero el hecho de que haya vuelto al campo no quiere decir que haya dejado de lado su vertiente directiva, todo lo contrario está creando su propia empresa agrícola.

“Las compañías agrícolas, gestionadas de manera eficiente, tienen un elevado potencial en estos momentos, por lo que cada vez más directivos optan por dejar sus cargos y poner en marcha su propio negocio agrícola” resalta Catrina Méndez, una de las profesoras del máster dirección financiera EAE.

De este modo, Jorge ha conseguidos sentirse feliz haciendo lo que más le gusta: dirigir una empresa agrícola.