¿De verdad quieres ser wedding planner?

Deberíamos empezar por preguntar a todos vosotros quién sabe qué es una wedding planner y cuáles son sus funciones. Bien, sí, se trata de una organizadora de bodas pero… ¿sois de los que piensan que una boda se puede organizar fácilmente y sin ayuda alguna? Está claro que se puede pero dependerá de la personalidad de cada miembro de la pareja. Es decir, aquellas personas ordenadas y con mentes pragmáticas serán capaces, sí, pero ya os avisamos que, igualmente, padecerán agobios y falta de experiencia con algo tan simple y a la vez tan complicado como montar una boda de 0 a 100.

Para eso están las wedding planners. Tener una persona o equipo que te vaya guiando desde el principio sobre los pasos que hay que ir dando, que te marque la temporalidad de las decisiones, que te ponga en contacto y te presente a los mejores proveedores, que te gestione los presupuestos, que te de ideas geniales y distintas de decoración. Todo esto y más te va a facilitar tener una organizadora de bodas. Esa pequeña inversión en dinero te va a suponer una calma, tranquilidad y seguridad en el camino de la boda absolutamente recomendable. ¿Te hemos convencido?

Bien, entonces empecemos por el principio, porque no hay wedding planner si no hay pedida de mano; y no hay pedida si no hay amor. Así que viva el amor y todo lo que lo rodea.