Fertilizantes orgánicos: una opción ecologista

La fertilización orgánica es una manera de sacarle provecho a la tierra sin dañarla, de esta forma no solo se protege el terreno propio y sus productos, sino que se contribuye al llamado desarrollo sostenible.

Combinar abonos naturales con químicos no es una solución viable, para que la fertilización sea realmente natural solo debe hacerse solo con abonos orgánicos.

Abunda la variedad en el universo de abonos naturales pero uno de los más utilizados es el compost, que resulta de desechos de hortalizas, frutas, heces de animales herbívoros y plantas muertas. El procedimiento de elaboración de este abono consiste en mezclar por cada tres partes de desechos vegetales una porción de estiércol.

Otro de los fertilizantes más empleados es la tierra de hoja, conformada, como su nombre lo indica, por tierra, y con la particularidad de que esta se ha formado a partir de la desintegración de las hojas desprendidas de los árboles al mezclarse con el suelo.

También se puede elaborar abono a partir de frutos caídos, cáscaras de huevo y otras comidas orgánicas. Uno de los componente que mejores resultados da es la cáscara de plátano. Algunas personas utilizan serrín para mitigar el mal olor de estos residuos.

Por supuesto que el agua es imprescindible para el tratamiento del suelo, pero el exceso tampoco es recomendable, pues en demasía el agua puede reducir el nivel de aire que los microbios requieren para vivir. Uno de los consejos que ofrecen los conocedores del tema es usar el agua de cocción de las verduras.

Otro de los fertilizantes orgánicos es el humus, que se produce a partir de los excrementos de la lombriz de tierra; de ahí la importancia de depositar lombrices en los cultivos.

Las hojas de té y las cenizas de leña también forman parte de la lista de abonos posibles.

Para el proceso de fertilización se recomienda que se realice al menos una vez al año. El procedimiento consiste en agregar el abono a la tierra donde se hará el cultivo. Para que sea más rápido el efecto, deben removerse los restos naturales que se utilicen.