La evolución económica de la agricultura en España

Hasta la década de 1960, España era un país agrícola, siendo este sector el principal soporte de la economía española, sin embargo, actualmente tan sólo el 5% de la población activa se dedica a esta área.

“En apenas unos años, España ha pasado de ser un país agrícola, a especializarse, sobre todo, en el sector servicios. Son muchos los factores que han influido en este cambio de modelo económico, pero no hay que olvidar que, a pesar de que ya no somos un país agrícola, la superficie cultivada en España alcanza aún los 24,8 millones de hectáreas, lo que nos posiciona como el segundo país de la Unión Europa, por detrás de Francia, con más superficie cultivada” comentan algunos de los profesores de EAE, la prestigiosa escuela de negocios de España.

La entrada en la Unión Europea, la llegada del turismo y la industrialización del país entre otros elementos, han sido decisivos en esta reducción del sector agrícola en España.

“En las condiciones que impuso la Unión Europa para la entrada de España se establecían limites en la producción de ciertos productos agrícolas, lo que irremediablemente afectó al sector enormemente” señalan en sus opiniones profesores EAE sobre el asunto.

Actualmente, los principales cultivos que se producen en España son el olivo, cebada, trigo, remolacha azucarera, maíz, patatas, avena, arroz, tomates y cebolla, así como extensos viñedos y huertos de cítrico.

“En algunas zonas de España la agricultura sigue siendo muy importante, nadie puede pensar en La Rioja sin que le venga a la mente sus viñedos, o en Jaén sin pensar en sus olivos” afirman uno de los profesores de EAE.

Por otra parte, en los últimos años en España se está apostando por la llamada agricultura ecológica, situándose como uno de los países de la Unión Europea con más área cultivada con agricultura ecológica. La mayoría de dichos productos, cerca del 80% de la producción española, se exporta mayoritariamente a Europa, en especial a Alemania, Holanda, Francia y Reino Unido.

“Los agricultores españoles han optado por este tipo de agricultura aprovechado la demanda de productos ecológicos, algo que de momento les está dando muy buenos resultados” comentan los profesores de la escuela de negocios.