La tecnología: imprescindible para las actividades agrícolas

La cosecha de la tierra fue una de las primeras actividades económicas del ser humano. Cuando los hombres descubrieron que la tierra podía cultivarse, y que los productos de esas cosechas servían para su alimentación, intercambio o venta, no hubo vuelta atrás: la agricultura llegó para quedarse.

Como todo fenómeno nuevo, la agricultura en sus inicios era muy rudimentaria. Los hombres y mujeres cosechaban como ellos entendían, de manera precaria, por tanto, a veces los productos no salían con la mayor calidad.

Sin embargo, con el paso del tiempo y el propio desarrollo físico-mental del ser humano, las técnicas agrícolas empezaron a desarrollarse también. Los hombres y mujeres aprendieron qué épocas del año eran las mejores para la siembra, cuándo y cómo recogerlas… También perfeccionaron los instrumentos que utilizaban en el cultivo, hasta que, poco a poco, la modernización contribuyó a la creación de dispositivos tecnológicos para la agricultura

Con el desarrollo de la mecanización y la automatización, el sector agrícola ha progresado también. De acuerdo con la Academia Internacional de Ingeniería de los Estados Unidos, la mecanización agraria es uno de los veinte mayores logros de la ingeniería del siglo XX. Fue, entonces, a partir de ese siglo que el hombre pudo desprenderse, un poco, de los trabajos pesados que incluye el trabajo en el campo.

6

Las maquinarias agrícolas son equipos que se usan para dirigir la acción realizada por las fuerzas de trabajo mediante la energía. En los sembrados, las máquinas a motor aligeran la producción y optimizan las técnicas de cultivo. Las maquinarias posibilitan, entre otras actividades, arrastrar, desmenuzar, remover, limpiar y sembrar la tierra.

Máquinas como tractores, motocultores, cosechadoras, rastras, abonadoras, y otras le han posibilitado al hombre que pueda cosechar y procesar los alimentos y demás productos cultivados con mayor rapidez y calidad. Por tanto, una consecuencia directa de la tecnología agrícola es el aumento y el mejoramiento de la producción.

Pero esos no son todos los equipos agrícolas. También existen los arados, las fumigadoras, las empacadoras, que se usan para labrar la tierra, fumigar las plantas y para abonar el suelo.

Pero injusto será dejar fuera de este post las herramientas agrícolas, dispositivos que aunque no funcionan de manera motorizada, también ayudan a hombres y mujeres en el trabajo agrícola. Algunas de ellas son las carretillas, los machetes, las palas, los picos, los rastrillos y las regaderas.