Los decoradores los prefieren encolados

Si bien es cierto que en la actualidad todo se basa en la rapidez y en lo práctico, la calidad y elegancia de lo tradicional aún se impone. En cuanto a decoración de interiores, los especialistas en diseño no renuncian a la belleza y perfección de los parquets encolados.

Mientras que muchos en aras de ser más rápidos se deciden por las tarimas flotantes, existe todavía hoy una gran clientela que prefiere los parquets encolados, aunque les cueste más trabajo. ¿Quién ha dicho que la belleza y la calidad se consiguen fácilmente? Los esfuerzos se pagan con grandes recompensas y cuando el parquet encolado está listo nadie se arrepiente de haberse metido en esa aventura.

El parquet encolado es un legado de la década del treinta del pasado siglo. Una tradición que proliferó en la Europa Central y que llega a nuestros días con el visto bueno de esos que saben de casos y cosas de la decoración de hogares.

Claro está que desde el siglo pasado hasta hoy la forma de instalar un parquet encolado se ha sofisticado, pero en esencia conserva las mismas ventajas que aquel. Los parquets encolados son ideales para aquellas construcciones bajas en las que una tarima flotante ocuparía demasiado espacio. El parque encolado va directamente sobre el piso, por lo que no resulta ningún problema para estos sitios de techos bajos. Además, es mucho menos ruidoso que una tarima flotante, precisamente por ir directo al piso. Por supuesto, también son mucho más duraderos.

Poner un parquet encolado no es simple, pero tampoco es imposible. Para quienes no tienen tiempo ni deseos de intentarlo lo más recomendable es contratar a alguien, pero aquellos que prefieran hacerse cargo de su casa bien pueden aprender por sus medios y lanzarse a la tarea. A fin de cuentas tampoco es tan complicado, si los humanos de hace siglos de siglos hacían el fuego con piedras nosotros podemos instalar un parquet encolado.

En Internet abundan los tutoriales que indican cómo hacer este trabajo de la manera más sencilla. Lo importante son los resultados. Una casa o una oficina con un parquet encolado ostentan la belleza de lo tradicional, de lo puro y sobre todo de lo duradero.

No por gusto son tantas las personas que prefieren un parquet encolado antes que otra opción de diseño de pisos. Tantas personas no pueden estar equivocadas.