Maquinaria agrícola

La maquinaria agrícola, operadoras o motrices son las que se usan para trabajos agrícolas. En esta clasificación se incluyen los tractores, máquinas automóviles y todos los equipos que usan la energía que aporta un motor para todos los usos agrícolas.

Entre las máquinas más usadas podemos mencionar las que se enfocan en trabajos de preparación y gestión del terreno, como pueden ser las compactadoras, cultivadoras y aradoras. Por otro lado, se encuentran las máquinas agrícolas dedicadas a la recogida de productos como recogedoras y segadoras. Por otra parte, las que trabajan en la elaboración de productos, como las desgranadoras y trilladoras. Por último, podemos destacar las que se dedican a actividades complementarias como las transportadoras, secadoras y elaboradoras de agua.

Son muchas las particularidades que se necesitan de las máquinas agrícolas, como pueden ser: un buen mantenimiento, larga vida de funcionamiento, trabajo constante en cualquier circunstancia, fiabilidad y gran facilidad para mantenerse en buen estado. Con este objetivo, es necesario definir las dimensiones con márgenes amplios de soluciones especialistas y de seguridad; sobre todo, en lo referido a los motores, son ampliamente usados los grandes propulsores de carburante diésel o de culata caliente con fuerzas concretas minimizadas y con límites bajos de giro.

 

Las medidas dedicadas a regular la circulación de este tipo de máquinas incluyen, además de las relacionadas con los medios de transportes generales, restricciones en lo referido a los recorridos por carreteras convencionales, especialmente en lo referido a la ocupación de espacio y velocidad. Del mismo modo, existe una tendencia de credenciales concretas para los desplazamientos que se produzcan en el exterior de la zona de trabajo, dependiendo del modelo de máquina y en función de la norma de circulación de cada país al que corresponda.

Las máquinas agrícolas se consideran aparatos con gran vida funcional, pero aun así deben contar con un mantenimiento especial que debe llevarse a cabo frecuentemente.