Monociclos en los campos agrícolas

¿A quién se le ocurriría montar su monociclo eléctrico en los campos agrícolas? Pues a un amigo mío de la escuela de música que es muy excéntrico. A ver, paso a matizar este inicio de mi pos, porque dicho así, no parece tener mucho sentido. Nosotros vivimos en las afueras de la ciudad, en una zona dedicada básicamente a la siembra de frutas como manzanas, cerezas, fresas y peras. A mí me encanta mi ciudad porque es muy tranquila, ideal para practicar mi instrumento musical favorito, el saxofón. No obstante, es muy conocido por todos que el estudio de la música es muy estresante, por lo cual cuando mis amigos y yo salimos de las clases preferimos hacer algo distinto de tocar nuestro instrumento. En el caso de Fernando, que toca el piano, su carga de estudios es mucho mayor que la mía, con el saxofón. Es por ello que sus padres decidieron premiar sus buenas notas de este semestre comprándole un monociclo eléctrico el mes pasado, cuando se hizo oficial que él era el alumno más destacado de todo nuestro año escolar. Es cierto que lo es y se merece su monociclo eléctrico. No obstante, se ve un como raro con su monociclo eléctrico todos los días yendo y viniendo a la escuela, en medio de los caminos de nuestro pueblo, tan lleno de arbustos frutales. Vaya, mi punto que en medio del campo un monociclo eléctrico es un tanto altisonante.

No obstante, tengo que decir que su monociclo eléctrico ha sido un imán de chicas en el barrio. Es que como es tan raro verlo rodando por las calles con su monociclo eléctrico de color negro, todos y todas nos quedamos mirándolo… y pensamos: “¿Cómo puede mantenerse en pie con ese aparato tan diminuto?” yo, que soy muy curioso con la tecnología, le pregunté si el monociclo tenía buena estabilidad, y Fernando me respondió: “No parece que este en una sola rueda, realmente es muy cómodo andar así”. Y al parecer es así porque desde el día que sus padres se lo regalaron. Fernando no se baja de su monociclo eléctrico. Hace días me comentó que se había caído en una curva y que estaba valorando adquirir un casco y unas rodilleras que lo protejan, en caso de nuevas caídas. A mí me parece buena idea, porque en un monociclo eléctrico uno mismo es la carrocería.