Tecnología y agricultura: fuerte alianza

La agricultura es una de las actividades más antiguas desarrolladas por el ser humano. Desde los comienzos de la humanidad, hombres y mujeres la han desarrollado como una manera de subsistencia. Con el paso del tiempo, esta actividad pasó a ser reconocida como económica, y se conoció como el grupo de técnicas y conocimientos para labrar la tierra.

La agricultura reúne distintos trabajos de tratamiento del suelo y los cultivos, así como comprende toda una serie de prácticas realizadas por el ser humano que influyen en la transformación del medioambiente natural.

El grupo de actividades que se realizan en la agricultura se conoce como sector agrícola. Las actividades económicas que forman parte del sector agrícola se basan en el uso de los recursos producidos por la tierra, la mayoría de ellos gracias al trabajo de hombres y mujeres. Entre estos productos están los vegetales, las hortalizas, las frutas, y las fibras empleadas por la industria textil.

Para que el sector agrícola de cualquier nación esté desarrollado es necesaria la conjunción de varios factores. Uno de ellos, por supuesto, es la tecnología.

Antes la producción agrícola era más lenta y con menos calidad en algunos casos porque los hombres y mujeres solo se valían de sus manos y rústicos instrumentos para realizarla. Sin embargo, el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología permitieron que se inventaran aparatos destinados a ayudar al hombre en esta labor.

Varias son las maquinarias y demás dispositivos tecnológicos que se necesitan en el cultivo de la tierra y de esta manera ganar en tiempo y cantidad y calidad de las cosechas. Entre los equipos indispensables para la actividad agrícola están los tractores, los motocultores, las cosechadoras, las rastras y las abonadoras. Antes de existir tales equipos, las personas pasaban mucho trabajo para cultivar la tierra, lo que traía como consecuencias en ocasiones el atraso en las cosechas y la pérdida de estas.

En el campo, las máquinas a motor aceleran la producción y mejoran las técnicas de cultivo. Las maquinarias pueden realizar labores que para un hombre serían muy difíciles, y algunas imposibles, entre ellas arrastrar, desmenuzar y remover la tierra.

En fin, que la tecnología es indispensable para ese sector de la economía que es la agricultura. Un sector importante para el desarrollo de un país, pues mientras una nación coseche sus propios alimentos puede prescindir de la importación.