Visualizando el futuro de nuestros hijos.

Aprender a tocar un instrumento les brinda a los niños una salida para practicar, escuchar comentarios, hacer ajustes y ver cambios positivos. A medida que mejoren, desarrollarán la confianza y aumentarán la autoestima. El piano es un gran ejemplo, ya que es un instrumento que se usa a menudo para realizar una interpretación. Si su hijo está interesado en tocar el piano, considere qué modelo funcionará mejor en su hogar. Mientras que un piano de cola y un piano de media cola suenan de manera similar, los pianos más pequeños producen menos volumen y tienden a sonar más nítidos.

Para tocar un instrumento, los niños mejorarán su comprensión aprendiendo a tocar partituras, lo que requiere identificar una nota en la página y asociarla con el tono de su instrumento. A medida que se desarrollen sus habilidades, comenzarán a leer y jugar con mayor fluidez. Para un niño que toca la trompeta, que solo tiene tres pistones para controlar el flujo de aire y crear notas, tendrá que leer música y al mismo tiempo usar combinaciones de manos para crear notas específicas, más info.